• El RCEA participa en el Ciclo de Conferencias sobre El Caballo, de la Academia de San Dionisio

    por  • 2 mayo, 2018 • NOTICIAS

    Ramón Moreno de los Ríos, vicepresidente, disertó sobre “los Hitos en la historia del carruaje hasta nuestras ferias”

    Con motivo de la Capitalidad Ecuestre que celebra Jerez en 2018, la Academia de San Dionisio ha organizado un Ciclo de Conferencias sobre El Caballo, desde el 17 de abril hasta el 2 de mayo y que han contado con ponentes de primera categoría.

    El Real Club de Enganches de Andalucía ha participado en dicha iniciativa a través de una conferencia impartida por nuestro vicepresidente, Ramón Moreno de los Ríos, el pasado 26 de abril bajo el título “Los Hitos en la historia del carruaje hasta nuestras ferias” y a la que asistieron, entre otros, el presidente de la Academia de San Dionisio, académicos, miembros del Real Club de Enganches y amigos.

    Presentado por Huberto Domecq, Moreno de los Ríos desgranó la historia del enganche desde sus inicios, agradeciendo a los verdaderos aficionados, a los que calificó de “auténticos héroes” por su esfuerzo en conservar esta tradición.

    A continuación, reproducimos su intervención:

    “No hubiera sido posible nuestra civilización, sin el descubrimiento de la rueda y por ende el del carro, este fue para los primeros 4000 años a de C. y el primer milenio lo que el motor de combustión ha sido para el desarrollo de la humanidad en estos últimos doscientos años.

    En los primeros dos mil años, el desarrollo fue lento y se basó todo en la rueda de madera maciza, los carros pesados, tirados por bueyes, onagros y burros, se usaba principalmente para el transporte. Entre el segundo y primer milenio se inventan la rueda de radios, el bocado; los carros son más ligeros, y se incorpora el caballo y el mulo. Además de para el transporte se utiliza como vehículo de guerra y de ceremonia. A caballo entre el primer milenio a de C. y después de C. en Roma se incorpora también para el deporte las carreras de bigas y cuádrigas.

    En la edad media hay un parón en el uso y por tanto en la innovación, pero en los años del Renacimiento renace y se materializa sobre todo en la guarnición, que es la que con algunas modificaciones a llegado hasta ahora.

    Aparece el coche y las carrozas de ceremonia, solo utilizadas por la nobleza, auténticas obras de arte, pero siguen siendo incomodas, en el XVII se incorpora la suspensión   que tardara casi dos siglos en alcanzar el máximo grado de comodidad.

    El XIX es el siglo de la revoluciona industrial, el coche se democratiza y se construyen infinidad de modelos, cada uno para cumplir una misión determinada. Es la época dorada del enganche. Pero en el primer tercio del s. XX el enganche desaparece y es sustituido por el automóvil.

    Solo gracias a unos pocos, verdaderos aficionados, yo diría que héroes, se conservó la tradición. En los 80 se incorpora una pléyade de nuevos aficionados liderados por el Real Club de Enganches de Andalucía que con gran esfuerzo e ilusión   asisten nuestras ferias y romerías, competiciones deportivas y a las grandes exhibiciones de tradición como las de Jerez, Ronda y Sevilla.

    Yo afirmaría que como se engancha en la actualidad, en cantidad y calidad, no se hizo ni en la época de los Montpensier, época dorada del enganche en esta baja Andalucía”.

    About